Viajando sola por Grecia

Pues bien. He vuelto de un viaje inolvidable, again. Y para hacer frente a la depresión post vacacional, entre una lavadora y la otra y el ponerme al día con las mails del trabajo, os voy a contar mi experiencia.

Como muchos de mis amigos cercanos saben, Grecia ha estado en mi wishlist de viajes mucho tiempo y este año por fin le puedo poner el check.

Las conjeturas astrales han querido que haya sido sola, pero al final he ido.

Habiendo estudiado griego antiguo en el bachillerato, el Acrópolis, los teatros antiguos, pero también los sitios arqueológicos de Atenas de lo que queda de las bibliotecas, las agora y escuelas de filosofía forman parte de una ruta que llevaba mucho tiempo queriendo hacer, allí donde empezaron todas civilizaciones, fundamentos de política, arte, filosofía y retórica.

Atenas

Debo decir que ya ver el griego moderno en las calles me ha revocado traumas y recuerdos de las temidas versiones de exámenes jeje pero bueno, aquí estoy para compartir pros y contras de viajar sola por Grecia, en este caso.

Pros:

  • La libertad de hacer lo que te da la real gana todo el tiempo. De poder escuchar realmente tu cuerpo, caminar si te apetece, descansar si lo necesitas y comer cuando lo necesites o te apetezca. Me acuerdo este instante exacto en el que me di un baño en la playa Agios Prokopios de Naxos, me he tumbado en la arena y he notado exactamente como todos mis músculos se estaban relajando, soltando toda la presión y estrés del año, allí respiré profundamente y empecé a reír conmigo misma. Fue un momento mágico.

Agios Prokopios, Naxos

  • Libertad de gastarte cuanto quieres, de ir en taxi o en barco o en autobús, dependiendo del momento.
  • Libertad de ir a donde quieres a la hora que quieres. Sin tener que esperar a nadie o darte más prisa de la que quieres.
  • Habitaciones dobles, doble de toallas, champú, almohadas…
  • ¡Siempre encontrarás sitio en este restaurante que has elegido para cenar!
  • El idioma: para mi, que tengo una relación amor-odio con el inglés, ha sido un gran desafío ir sola a un lugar donde no se habla mi primero ni segundo idioma y sin amigos que se manejan mejor que yo con el inglés.
  • Siempre puedes unirte a grupos de gente si te caen bien. Yo he pasado una maravillosa jornada en barco entre las playas de Paros y Antíparos con unos italianos de Florencia super divertidos.
  • Pero el más importante de los pros: te das cuenta de quien de verdad te gustaría tener a tu lado. Y sí, me he dado cuenta que he estado en Instagram y WhatsApp más de lo normal, como era de esperar.

Vamos ahora con los contras:

  • Darte un buen baño o echarte un largo sin preocuparte por tu bolso: yo compré riñonera y funda para el móvil impermeable pero la verdad, los he usado muy poco. Los griegos – o italianos que veranean en Grecia, que son un montón – son muy amables a la hora de echarle un ojo a tu bolso.
  • Los selfies: si como yo no eres capaz de hacerte sola buenas fotos, y te niegas a hacerte con un palo selfie aquí tendrás que pedir todo el rato a alguien que te saque fotos, sí. Es lo que hice yo, todo el rato, pero aquí también, la gente es amable.
  • Dinero: viajar sola sale caro, teniendo en cuenta que todas las habitaciones que he reservado eran dobles. Además, en Grecia se necesita un carné especial para alquilar motos pues solo puedes alquilar coches con el carné de coche, que obviamente, sola, no compensa.
  • Tienes que estar presente todo el rato, para no perder el barco, el autobús, el ferry… aunque esto ocurre en todos lados si vas solo y a mi no me parece una cosa tan negativa.
  • Comidas / cenas: al estar sola me ha resultado difícil en Grecia que se sirvan medias raciones, así que no he podido probar mas de un plato por comida o cena. Por ejemplo, cometí el delito de no probar la moussaka, pues como buena siciliana en tierra de mar prefiero siempre el pescado fresco.
  • ¿Soledad? Pues yo no la he sufrido, sobre todo porque siempre puedes ponerte a hablar con tu vecino de playa o de mesa si te apetece, yo tengo que decir que he conocido a mucha gente, pero en la mayoría del tiempo me ha gustado estar sola. Eso sí, este restaurante de Naxos, Patatosporos, a la orilla del mar, es un sitio para pedir matrimonio de verdad y si vas sola es un poco raro jeje, pero hay que probarlo.

Naxos restaurante

Pero cuando me di cuenta de que estaba realmente feliz sola fue en Koufonisia, un paraíso que es una suerte que aun no se haya aun masificado – no lo contéis a nadie ☺️

Koufonisia

Soy de estas personas que cuando viajan se enamoran de todo y juran que al año siguiente volverían – a Mykonos seguro que no (demasiada gente), pero a Paros volveré con mucha probabilidad – pero luego mis ganas de conocer mundo son mayores y acabo yendo a otros lugares. Diría que con las personas soy igual… salvando los pilares de mi vida – mi familia, mis amigos – me gusta más planear nuevas aventuras que repetir las mismas.

Pues ya podéis ver que los pros son más de los contras así que si estas pensando en viajar por Grecia sola… mi consejo no puede ser más claro: ¡lánzate a la aventura!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s